Vender su primera casa no es tan simple como poner su casa en el mercado y dejar que vengan los clientes. Al igual que la compra de una