Los jugadores de estilo agresivo ciertamente se reconocen entre sí de inmediato. Cualquiera que haya probado el póquer al menos una vez, seguramente se habrá encontrado con esos retadores