Jugar con estilo agresivo en Póker: ventajas y desventajas

Los jugadores de estilo agresivo ciertamente se reconocen entre sí de inmediato. Cualquiera que haya probado el póquer al menos una vez, seguramente se habrá encontrado con esos retadores que no se detienen por nada en el mundo.

Difícilmente verá a un jugador agresivo retirarse después de haber ingresado al juego. No importa si no tiene nada en la mano o sí, seguirá apuntando cada vez más al infinito, con el único objetivo de hacerte rendirte.

Estilo agresivo: ventajas

Jugar al estilo agresivo es una táctica muy arriesgada y, al mismo tiempo, aporta muchas ventajas. Especialmente durante las primeras manos, intentará ir All-in o siempre apostará, y dado que los otros jugadores se asustarán, probablemente se retirarán.

Es difícil lidiar con un retador de este tipo, también porque la mayoría de los jugadores quieren continuar el juego, sin el riesgo de salir de inmediato y, por lo tanto, no siempre llamarán las apuestas. El estilo agresivo es reconocido por el hecho de que quienes lo usan probablemente tenderán a ser el primer líder en fichas de la mesa, mostrándose fuertes y sin ningún miedo, puedes conocer muy bien las reglas del póker en: https://www.reglas.info/poker-clasico

Estilo agresivo: desventajas

Incluso este estilo no siempre vale la pena. Para un jugador agresivo, hay otros cinco que juegan apretado y, por lo tanto, tienden a apostar solo si tienen buenas manos. En las primeras manos, es casi seguro que el jugador agresivo siempre habrá hecho una apuesta alta, si no un All-in, y es muy probable que los retadores más asustados, sabiendo que no tienen casi nada, se hayan retirado.

Sin embargo, si en algún momento el jugador Tight encuentra una mano ganadora, en ese momento apostará y se enfrentará a Aggressive.

Dado que este último tiende a ser un matón, y muchas veces no tiene nada en la mano, si acepta el desafío, es muy posible que pierda. Por lo tanto, debemos prestar atención a este estilo de juego, porque es cierto que el póquer es un mundo en el que los que son audaces y seguros de sí mismos suelen seguir adelante, pero es igualmente cierto que ni siquiera un jugador agresivo puede vencer a una mano ganadora.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *