Restringido mercado de alquileres. Las operaciones de arrendamiento en 3 años han disminuido 60%

Marta y David en un mes tienen que dejar el apartamento en el cual habitan, porque se les vence el contrato, pero cuando revisan los avisos en la búsqueda de una nueva vivienda se encuentran que los precios de los arrendamientos están por encima de 1 millón de bolívares, y sus ingresos no les permiten atender ese pago.

La opción que tienen es volver a casa de alguno de sus padres junto con sus dos hijos.

La situación de esta pareja es común en un grupo de la población cuyos ingresos no les alcanzan para adquirir una vivienda y ya no son suficientes para costear un alquiler.

El mercado de los arrendamientos desde 2006, cuando se estableció la regulación, se ha restringido. De acuerdo con los datos de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), actualmente de las operaciones que se realizan en el mercado, 90% son transacciones de compraventa de inmuebles, mientras que 10% son alquileres.

En 2003, 70% de los contratos eran ventas de apartamentos y 30% arrendamientos. Las cifras reflejan que en un período de tres años los alquileres se han reducido en 60%.

Luis Emilio Vegas, presidente de la Cámara Inmobiliaria indica que “conseguir una vivienda en alquiler es una proeza. No hay inventarios y ello dificulta los procesos”.

Agrega que en estos momentos, por ejemplo, por cada inmueble que está en oferta, hay 10 inquilinos detrás de él, “por ello la demanda es elevada”.

Factores

Los representantes del sector inmobiliario explican que son varios los factores que inciden en el mercado de alquileres. Uno de ellos es la congelación de los cánones de arrendamiento que mantiene el Gobierno desde mayo de 2006.

La regulación ha hecho que los propietarios de inmuebles opten por vender las viviendas en lugar del alquilarlas.

Al control se suma el establecimiento de contratos solamente por el lapso de un año.

Cuando se firma el contrato, durante esos 12 meses los propietarios no pueden realizar ajustes en los precios. Sin embargo, cuando se termina el convenio los dueños de las viviendas pueden establecer un nuevo valor que obliga a los inquilinos a entrar en la disyuntiva de seguir con el contrato o buscar otra vivienda.

Ese factor precio es otro que afecta al mercado. Los datos del mercado reflejan que los alquileres, por ejemplo, de apartamentos de 100 metros cuadrados ubicados en las zonas del centro y el oeste del área metropolitana están por encima de 1 millón de bolívares, mientras que en el este de la ciudad los promedios son de 2 millones de bolívares.

Corredores inmobiliarios indican que la demanda se concentra principalmente en alquileres entre 300.000 y 1 millón de bolívares, los precios que no se consiguen.

Opciones

La búsqueda de una vivienda implica la aplicación de varias estrategias. La más común es la revisión de los avisos de prensa y páginas especializadas en Internet con el fin de encontrar la oportunidad.

A eso se suma la indagación a través de las inmobiliarias. Corredores explican que las personas se incluyen en listas de espera, de manera que si aparece el chance, puedan realizar la transacción. Pero actualmente esa espera puede tardar más de tres meses.

Expresan que cuando aparece un apartamento cuyo alquiler es menor a 1 millón de bolívares, no da tiempo de realizar la oferta, dado que inmediatamente se firma el contrato. Pero ese contrato no suele superar los 12 meses.

Crisis

La situación en el mercado inmobiliario se ha agudizado en los últimos dos años, no sólo en alquileres sino también en la compra de viviendas.

Si bien desde 2009 se registran mayores facilidades para adquirir una solución habitacional ante las tasas sociales y los subsidios directos, no todos pueden comprar.

La demanda se ha potenciado, dado que las expectativas de compra se han incrementado, pero la oferta de viviendas es escasa, y las unidades habitacionales disponibles tienen precios elevados.

Según los datos que se manejan en el mercado, al cierre del primer trimestre del año el valor del metro cuadrado de apartamento registró un repunte de hasta 17%.

Aunque se asegura que este año la oferta primaria de viviendas será mayor para bajar los precios, aún el proceso de construcción está lento.

Constructores aseguran que recursos de la banca fluyen con normalidad.-

El presidente de la Cámara Venezolana de la Construcción, Irwing Perret-Gentil, afirmó que los recursos que la banca nacional debe destinar al sector de la construcción en el país sí están fluyendo con normalidad. Especialmente los dirigidos al crédito mixto, los cuales –dijo– ya están comprometidos en su totalidad.

“Los recursos de la banca están fluyendo para los créditos mixtos y el sector financiero también está a la espera de que se le presenten mayores proyectos para cumplir con la cuota obligatoria, aunque están comprometidos a financiar planes para familias de menores recursos”, aseguró.

Destacó que el factor lluvia podría estar generando ciertos retrasos en la construcción de viviendas. “Es cierto que hay algunos proyectos en los que es necesario que los subsidios fluyan totalmente.

A los proyectos que están en camino, que están firmados, que son objeto de crédito mixto, la banca le ha entregado los recursos financieros de acuerdo al avance de las obras”.

Indicó el presidente de la cámara que las viviendas que edifica el sector privado con la Alianza Casa Media e incluidas en el programa Hogar Semilla, podrían comenzar a entregarse en un plazo mínimo de 8 meses y un máximo de 1 año.

“Si tenemos un poco de paciencia veremos que en 8 o 10 meses habrá un aumento importante en la entrega de viviendas, porque ya los proyectos de construcción se están iniciando”, agregó.

Mayor crecimiento

Informó Perret-Gentil, que a finales del primer trimestre de 2006, la construcción total ha crecido alrededor de 21%, manifestándose una mayor recuperación en el sector no residencial.

“Este sector equivale a 5,30% del producto interno bruto; sin embargo, lo ideal, según cifras del Banco Central de Venezuela, del Banco Mundial y la banca de desarrollo en general, es que la construcción en un país como el nuestro esté alrededor de 7 y 8 puntos del PIB”.

Recomendó que la infraestructura del país se debe ir adecuando al crecimiento económico, con el fin de hacerla competitiva y agradable para los ciudadanos para la política habitacional considerando el largo plazo.

En cuanto a los índices de empleo en el sector de la construcción, indicó que durante los tres primeros meses del año cerca 875.127 personas trabajaron en este mercado, lo que se traduce en una tasa de desocupación de 19% .

“El desempleo en el sector de la construcción ha disminuido con respecto a años anteriores, cuando llegó a ubicarse por encima de 20% ”.

El presidente de la cámara señaló que el déficit total se ubica en 1,6 millones de unidades, y de éstas 1,4 millones de viviendas hacen falta para la población de los estratos socioeconómicos D y E, que tienen ingresos inferiores a 55 unidades tributarias (la unidad tributaria es de 33.600 bolívares).

“Calculamos que hay en construcción alrededor de 105.000 viviendas en todo el país. Creemos que se está trabajando bien en la política habitacional en lo que respecta al largo plazo. Es necesario edificar 200.000 viviendas cada año para acabar con el déficit en un período de 20 años”.

Explicó Perret-Gentil que en dos semanas dará a conocer a la opinión pública un proyecto de financiamiento para que los consultores puedan atender las demandas de las clases más desposeídas.